Lo simple

Escrito por GenderIsNotSex 16-05-2016 en Sociedad. Comentarios (0)


Desde pequeños y paso a paso todos hemos ido palpando en carne y alma, que en esto de vivir, la melodía suele desafinar, a medida que se nos suman días, meses y años.

Y como de los sinsabores ningún paladar escapa, uno va tomando conciencia de que el acertadamente llamado "arte de vivir", exige el conocimiento y desarrollo de una serie de virtudes sin las cuales el panorama puede aún ser menos llevadero. 

Templanza, paciencia, discreción, son apenas un atisbo de la colección de atributos indispensables del buen vivir. 

Y que sucede cuando el dedo del Destino dobla la apuesta? Es decir, que pasa cuando lo simple, aquello indispensablemente simple se transforma en un verdadero escollo?

Una cierta mayoría no se percata, por ejemplo, de las rampas de acceso para sillas de rueda. O acaso cuantas esquinas con semáforos sonoros recordamos? 

Lo dado por sentado para muchos, resulta fruto del árbol de la indiferencia para otros tantos. 

Y como nos hemos, o nos han acostumbrado a que las cosas suelen dividirse en blanco y negro, no estamos ejercitados en pensar escalas intermedias. 

Y si a esta escala limitada de posibilidades la potenciamos con la bajada de la "palabra divina" que claramente ha sentenciado que Dios nos quiere de un bando o de otro, y que bajo ningún punto de vista tolera a los tibios, esa gama de grises que componen el ingente número de mortales, se encuentra en el limbo del olvido.  O lo que es peor, bajo el perpetuo cuestionamiento. 

Eso le sucede a mucha gente cuando estando en el cine, y volvemos con otro ejemplo, quiere ir al baño. Hay sólo dos carteles, y nadie siquiera piensa en que también están los otros, y las otras. Esas personas en transición o esas personas ya transitadas, que por alguna mirada desconfianda son sospechados/as de no pertenecer al club de los extremos donde sólo los "colores saturados" cuentan, ya que lo demás no existe...

En un restaurante de Alemania, su propietario coloco un cartel con tres dibujos alusivos a tres posibilidades de género, y una frase aclarando que, en su local, no se hace acepción de personas. 

Probablemente  habrá algún otro valiente, pero no pasan de meras excepciones. 

Seguramente abordar esta cuestión tan pero tan simple como controversial, y a la vez tan necesaria, constituirá un verdadero desafío, por no decir dolor de cabeza para políticos, legistas, educadores, y público en general, en cuanto al deber de otorgar el merecido espacio de igualdad que, propio de una civilización que se precie como tal, es obvio que nos corresponde a tod@s. 


Dafne Muschnik