Desvaneciendo los límites

Escrito por GenderIsNotSex 19-04-2016 en Diversidad. Comentarios (0)

  

Mucho se ha hablado y se habla sobre el mundo del futuro, sin embargo pareciera que no llegamos a caer en la cuenta de que ya hemos llegamos a ese lugar. 

Aunque afirmarlo suene raro, el futuro es hoy.

Una simple vista retrospectiva a los últimos veinte años nos permite a las claras entender que el futurismo toco tierra en esta segunda década del siglo XXI.

Tecnologías de ciencia ficción hechas realidad en áreas tales como medicina, comunicación, entretenimiento, energías renovables, física, informática, arquitectura, alimentación, farmacología, ingeniería y tantisimas industrias donde la "magia" de la modernidad asombra por su evolución dramática. 

Pero en este devenir del universo tecnológico no quedaron exentos ciertos aspectos de la vida, que tocan otras cuestiones, como son las facetas humanas individuales y sociales, donde entre tantas aristas, llama la atención la evolución con relación a la amplitud de libertad de expresión, o el desvanecimiento de los límites. 

A la variedad de tribus urbanas, otrora inexistentes más allá de la imaginación de algún escritor, ilustrador o cineasta, se le suma el toque individualista como forma de expresión al margen de la pertenencia a cualquier grupo. 

En el mundo de hoy hay espació para todos, nadie queda afuera. 

Los que están en el "catálogo" e incluso aquellos descatalogados por no saber en que "rubro" ubicarlos. Personajes al margen de cualquier etiqueta conviven con el resto de los mortales, cada vez con mayor naturalidad. 

Desde un Rick Genest (Zombie Boy) un modelo canadiense tatuado en su totalidad, hasta una Andreja Pejic, un chico yugoslavo, devenido en modelo femenina ( ver imagen que ilustra la nota). 

Sensacionalismo "freak" impulsado por los medios, o libertad genuina de expresión? 

Más allá de la respuesta que cada uno podrá vislumbrar y/o fundamentar, es cierto que en otros tiempos difícilmente hubieran encontrado espacio aquellos defensores de la individualidad y la identidad sin exclusiones.

Una especie de biodiversidad humana como característica de un ecosistema donde todo esta permitido, y cuyo derecho de "ser" debe continuar inteligentemente defendido de aquellos que militan las filas del conservadurismo y son adeptos a los convencionalismos a rajatablas.  

Si el futuro de ficción en cuanto a las libertades de expresión llego para quedarse o no, dependerá de cuán fuertemente arraiguen en la sociedad. Sin embargo para los nacidos en esta nueva era, todo esto es asimilado como natural y no como excepción. 

La educación de niños y jóvenes en el respeto a las distintas formas de exteriorizar la personalidad será sin duda el desafío de padres y educadores que, desde su rol, deberán estar en sintonía con la amplitud de criterios, la tolerancia y el tan trillado, pero no menos acertado, amor al prójimo.


Dafne Muschnik