Femboys, el futuro de la imagen masculina

Escrito por GenderIsNotSex 07-01-2016 en Género. Comentarios (0)


Quienes nacimos a finales del siglo XX hemos sido testigos de cambios cada vez más radicales en el concepto de la imagen femenina y masculina. 

Si bien cada generación provoco el espanto de sus predecesoras, la década del '60 fue sin dudas una bisagra en la manera de pensar y, por sobre todo, de expresar. 

Aparecieron los Beatles aportando una frescura inédita a sus contemporáneos. Y de la mano llegaron los Rolling Stones como la contracara más atrevida de la escena musical y cultural, como preludio de una apertura sin precedentes. Twiggy se atrevió a mostrar las piernas, y de ahí en más la sociedad "civilizada" no ha dejado de desnudarse muy a pesar de la religión, cualquiera que sea, y sus espantados líderes y feligreses lastimados en su concepción de lo correcto. 
La Europa herida por dos guerras devastadoras y el pensamiento del "vive hoy" justificaron el "Flower Power" con su mensaje de paz. El feminismo liberador de corpiños y la masculinidad relajada de los cabellos largos de la juventud hippie, marcaron un antes y después. Y si bien el conservadurismo persiguió y acoso a los cultores de las nuevas tendencias, ellos siguieron como punta de lanza del porvenir libre. 
Desde las esferas del arte todo este "mambo liberador" pudo hacer punta y poco a poco las cosas fueron cambiando en pos de una visión más amplia del como vivir la vida, como si se tratara de impulsar de manera natural un adiós al "qué dirán".

A finales de la década del '70, si en Buenos Aires veías un tipo con aritos seguramente era tachado de homosexual. Sin embargo hoy día es lo más natural en los varones el uso de aritos y todo un arsenal de cosas, antes patrimonio de la femeneidad. Hoy nadie cuestionaría la "masculinidad" de un hombre que usa camisa rosa o se hace los claritos. Y el devenir seguramente seguirá sorprendiendo a los cultores de lo convencional. En veinte años la línea que divide el aspecto entre hombres y mujeres será tan delgado que no sabremos distinguir a primera vista unos de otros. Antes los hippies, luego los rockeros y ahora una cantidad de "tribus" urbanas donde el maquillarse los ojos, pintarse las uñas, o combinar vestimentas del sexo opuesto es de lo más cotidiano. Seguramente el futuro nos sorprenderá con lo inimaginado, como siempre lo hace, y los "femboys " serán probablemente el arquetipo del nuevo hombre.


Dafne Muschnik