Blog de Gender Is Not Sex

Genero y Sexo No es lo Mismo

Enfocado a aprender a reconocer las diferencias entre sexo y género en la elaboración de la identidad

Realidades ignoradas

Escrito por GenderIsNotSex 07-08-2016 en Género. Comentarios (0)

Hagamos un ejercicio simple.

Mirando la foto que ilustra la nota, imaginemos que tenemos que vestir a éstas dos personas desnudas.
Se nos dificulta pensar a quién vestiríamos de hombre y a quién de mujer?
De qué depende nuestra elección de ropa?
Estas dos personas son reales. Viven como usted y yo, en el mundo real, y cumplen roles específicos con relación a lo que son.

Y qué son?
Si los viéramos vestidos, quién diríamos es hombre y quién mujer?
En qué cambia la realidad de estas dos personas, su realidad como lector de este artículo?


Si pensamos que se trata de casos aislados, lamentablemente caemos en error. Y esta foto muy esclarecedora nos hace ver que aquella pequeña porción de nuestro  cuerpo que se encuentra en la entrepierna, es tan solo un detalle. Y de la importancia que le atribuimos a “ese detalle” parecen depender muchas cosas, cosas con la fuerza suficiente para influir en la existencia, breve si lo es la humana, de otras personas.
Y no olvidemos que técnicamente, lo que se encuentra en esa región del cuerpo, no constituye más que un elemento cuyas principales dos funciones son reproductiva y como vía de desecho de líquidos.


Entonces, tiene importancia saber qué tiene el otro allí abajo?
Probablemente alguien dirá que Si. Alguien pensará que a la hora de buscar pareja, para formar una familia, Si es importante.


Y entonces, qué es una pareja?
Qué constituye una buena familia, no una del montón, una buena?
Los hijos de una pareja, necesariamente tienen que ser naturales?
Qué constituye la paternidad y la maternidad?


En esta nota hemos vertido muchísimas preguntas. Para que usted y yo podamos pensar y meditar las respuestas.
Respuestas cuya virtud consta en que abren puertas y despejan caminos, propios y ajenos .


La condición humana es verdaderamente excepcional. Excepcional y fascinante.
Y como afortunadamente, la especie a la que pertenecemos, a diferencia del resto, cubre su cuerpo, que estupenda oportunidad de poder trascender lo meramente físico e internarnos en lo que verdaderamente importa.


Dafne Muschnik



La soledad

Escrito por GenderIsNotSex 12-07-2016 en Género. Comentarios (0)

Y la pregunta es: cómo abordar un tema tan trillado? 

Aunque el planteo tal vez podría hallar espacio si en lugar de cómo, lo hacemos desde dónde.

Desde qué perspectiva hablamos de la soledad.

En cierto sentido tal vez podríamos afirmar que hay tantas soledades como seres humanos que la padecen, con determinados puntos de conexión. Es allí donde se encuentran, por ejemplo, las mujeres que siendo engañadas por sus maridos, estos además, las abandonan, por citar algo.

Y por otra parte podríamos intentar analizar eso de que la soledad no es un estado físico sino mental, es decir, no la padece quien vive solo, sino quien, tal vez viviendo en compañía, no tiene con quien compartir o llenar sus rincones vacíos.

El animal humano, creador de civilizaciones, en su intrincada carrera evolutiva, además de fabricar lo tangible, ideó, una serie de abstracciones a fin de reglar no sólo la convivencia en este plano, sino la pretensión de fundamentar por qué  las cosas son como son, vistas desde un imaginario donde las certezas son más bien una fantasía. 

En su afán de supervivencia, afán ligado a la cosa egoísta, ya que "para yo sobrevivir usted tiene que morir", se encontraron alternativas menos, como decirlo, salvajes, o dicho de otro modo menos radicales.

Además se comprendió que si usted muere, de quien obtendré ayuda en mi esfuerzo por obtenerlo todo.

Entonces, entre otras ilusiones sin base real, aparece la idea de castas. Cuya noción se entrelaza con lo metafísico, otra abstracción, y así  le damos explicación a por qué usted es pobre y yo no, o por qué usted es negro y yo soy blanco, tejiendo una intrincada trama cuyo único objeto es la justificación, perfeccionando el arte de la división. 

Este arte contempla como límite, lo diferente. Es decir, a partir de lo distinto, se arma un nuevo conjunto, todos ellos dentro del universo de la "comunidad" pero inconexos. Rico con rico, pobre con pobre, judío, cristiano, negro, caucásico, este o aquel, por credo, aspecto, o elección, cada quien en su corral sin mezclar los rebaños.

Y como no hallar soledades con tanta división!

Es muy interesante o mejor dicho, preocupante, los efectos del fenómeno de la soledad en las personas que se apartan del standard en cuestiones relacionadas con identidad de género. 

El 75%, es decir, 3 de 4 niños o adolescentes son víctima de acoso en el ámbito escolar. Acoso verbal o físico de compañeros de salón, alumnos de otros cursos, e incluso y paradójicamente de maestros y demás personal adulto.

El 50% de los chicos o chicas trans atentan contra su vida antes de los veinte años de edad. Es decir la mitad del colectivo trans intentó suicidarse en su niñez o temprana juventud.

El 97%, lo que significa casi la totalidad, de las personas trans sufren maltrato en sus ámbitos laborales.

En Estados Unidos, ícono de la libertad, solo 13 de los 50 estados tiene leyes que protegen y/o amparan los derechos de las personas trans. Esto es puntualmente paradójico, ya que el país del norte tiene una fuerte raigambre religiosa lo cual debería conllevar un mayor amor al prójimo. Pero como hemos visto al comienzo de esta nota, el prójimo sigue siendo el "igual" aunque hace más de dos mil años el mismísimo Jesus haya enseñado claramente los alcances del término. 

Sigamos. 

Las encuestas dicen que el 25% de la población relaciona la cosa trans como una tragedia, comparando el hecho con algo tan tremendo como ser atacado por un tiburón, o complicado tanto como tener quintillizos.

Poco más del 30% de los adultos trans cometieron suicidio.

Más del 40% lo intentó al menos una vez.

En los países de la periferia el 80% no llega a completar sus estudios secundarios debido a lo hostil que se torna el ambiente escolar. En los países centrales el porcentaje desciende pero sigue siendo alarmante.

Y la cosa desde las estadísticas sigue y sigue pero...detrás de los números hay personas.

Como el  adjetivo trans es abarcativo, son muchos los distintos tipos de vivencias implicadas, sin hacer estrictamente referencia a asuntos dentro de los márgenes de lo meramente sexual. 

Es lógico entender que la soledad termina siendo la única opción. Te vas o te vas. Llega un punto en que no hay chances. 

Y aunque la granja es grande, en el rebaño humano no hay lugar para ovejas negras, marrones, grises, manchadas o...color rosa.


Dafne Muschnik


El Juego de la Hipocresía

Escrito por GenderIsNotSex 17-06-2016 en Género. Comentarios (0)

 

Este 2016 Estados Unidos atraviesa un año electoral, y como habitantes de la otra punta del territorio continental podríamos inmutarnos ante las probabilidades del resultado.  

Nada más errado.

La aldea global, como en una especie de tablero de ajedrez, cuenta claramente qué pieza representa cada quien, y está más que claro que el país del norte no es precisamente un peón en este juego, sino todo lo contrario. De manera que avizorar sus movimientos es clave para poder prever el devenir de la partida. 

El punto es que, como en todo matrimonio desavenido, donde la puja de intereses de los cónyuges no tiene objetivo más que la satisfacción de la victoria a como dé lugar, los hijos, como los débiles del juego, se convierten en la pieza de trofeo fundamental. 

Y en este caso, la porción en puja, los débiles, está en el rostro de las minorías, y en el foco de los candidatos. Así es. Resulta que en EEUU, a las  elecciones las definen los grupos minoritarios. Es por esto que los candidatos suelen ser generosos en las dádivas a estos grupos definitorios. Y es por eso también que los yankees suelen detestar, por ejemplo, a los inmigrantes, ya que si hay una vacante laboral, la prioridad la tiene el inmigrante, el negro, o cualquier miembro de alguna minoría. Esta situación, es de imaginarse que se agrava en época electoral.

Y comprendido esto, uno entiende la medida exacta del Juego de la Hipocresía. 

¿Se trata de amar al prójimo y de aceptar con ecuanimidad a la gente diferente, negros, chinos, latinos, chicanos, etc, etc.? 

¿O todo es un asunto de votos, de posibilidades de triunfo, de fama, de egos, y por supuesto...de dineros?

Y este año la particularidad de la gesta está dada en el campo de batalla de los sexos y el género. 

Sí señor. La ampliación de derechos del colectivo LGBTTT y la consecuente reacción del electorado han hecho de estas elecciones un hervidero donde los bandos de Hillary y Donald se dan a diestra y siniestra en pos de un porcentual a favor. 

El señor Trump, defensor de los valores republicanos, esos que cada vez que ganan llevan a USA a la guerra, ya tiene a varios estados conservadores, pacatos y moralistas de domingo, de su lado, abiertamente en contra de cualquier incremento en los derechos de esta minoría, por fortuna, no tan menor. 

La señora Clinton en línea con el discurso demócrata no sesga en su actitud abierta y contemplativa hacia el grupo en cuestión. 

Mientras tanto, discurso va discurso viene, las "chicas y chicos" trans siguen sin saber qué baño pueden usar, si podrán tener sus documentos acorde a su auto percepción, si podrán casarse en caso de conseguir "prenda", si podrán adoptar hijos, si podrán ir a trabajar o estudiar en mejores condiciones o si podrán salir a pasear por un parque cualquiera sin temor a que el Ku Klux Klan, esa recua de cobardes tristemente célebres y en auge, los golpee, persiga o les pegue un tiro. 


Dafne Muschnik


Lo simple

Escrito por GenderIsNotSex 16-05-2016 en Sociedad. Comentarios (0)


Desde pequeños y paso a paso todos hemos ido palpando en carne y alma, que en esto de vivir, la melodía suele desafinar, a medida que se nos suman días, meses y años.

Y como de los sinsabores ningún paladar escapa, uno va tomando conciencia de que el acertadamente llamado "arte de vivir", exige el conocimiento y desarrollo de una serie de virtudes sin las cuales el panorama puede aún ser menos llevadero. 

Templanza, paciencia, discreción, son apenas un atisbo de la colección de atributos indispensables del buen vivir. 

Y que sucede cuando el dedo del Destino dobla la apuesta? Es decir, que pasa cuando lo simple, aquello indispensablemente simple se transforma en un verdadero escollo?

Una cierta mayoría no se percata, por ejemplo, de las rampas de acceso para sillas de rueda. O acaso cuantas esquinas con semáforos sonoros recordamos? 

Lo dado por sentado para muchos, resulta fruto del árbol de la indiferencia para otros tantos. 

Y como nos hemos, o nos han acostumbrado a que las cosas suelen dividirse en blanco y negro, no estamos ejercitados en pensar escalas intermedias. 

Y si a esta escala limitada de posibilidades la potenciamos con la bajada de la "palabra divina" que claramente ha sentenciado que Dios nos quiere de un bando o de otro, y que bajo ningún punto de vista tolera a los tibios, esa gama de grises que componen el ingente número de mortales, se encuentra en el limbo del olvido.  O lo que es peor, bajo el perpetuo cuestionamiento. 

Eso le sucede a mucha gente cuando estando en el cine, y volvemos con otro ejemplo, quiere ir al baño. Hay sólo dos carteles, y nadie siquiera piensa en que también están los otros, y las otras. Esas personas en transición o esas personas ya transitadas, que por alguna mirada desconfianda son sospechados/as de no pertenecer al club de los extremos donde sólo los "colores saturados" cuentan, ya que lo demás no existe...

En un restaurante de Alemania, su propietario coloco un cartel con tres dibujos alusivos a tres posibilidades de género, y una frase aclarando que, en su local, no se hace acepción de personas. 

Probablemente  habrá algún otro valiente, pero no pasan de meras excepciones. 

Seguramente abordar esta cuestión tan pero tan simple como controversial, y a la vez tan necesaria, constituirá un verdadero desafío, por no decir dolor de cabeza para políticos, legistas, educadores, y público en general, en cuanto al deber de otorgar el merecido espacio de igualdad que, propio de una civilización que se precie como tal, es obvio que nos corresponde a tod@s. 


Dafne Muschnik


Desvaneciendo los límites

Escrito por GenderIsNotSex 19-04-2016 en Diversidad. Comentarios (0)

  

Mucho se ha hablado y se habla sobre el mundo del futuro, sin embargo pareciera que no llegamos a caer en la cuenta de que ya hemos llegamos a ese lugar. 

Aunque afirmarlo suene raro, el futuro es hoy.

Una simple vista retrospectiva a los últimos veinte años nos permite a las claras entender que el futurismo toco tierra en esta segunda década del siglo XXI.

Tecnologías de ciencia ficción hechas realidad en áreas tales como medicina, comunicación, entretenimiento, energías renovables, física, informática, arquitectura, alimentación, farmacología, ingeniería y tantisimas industrias donde la "magia" de la modernidad asombra por su evolución dramática. 

Pero en este devenir del universo tecnológico no quedaron exentos ciertos aspectos de la vida, que tocan otras cuestiones, como son las facetas humanas individuales y sociales, donde entre tantas aristas, llama la atención la evolución con relación a la amplitud de libertad de expresión, o el desvanecimiento de los límites. 

A la variedad de tribus urbanas, otrora inexistentes más allá de la imaginación de algún escritor, ilustrador o cineasta, se le suma el toque individualista como forma de expresión al margen de la pertenencia a cualquier grupo. 

En el mundo de hoy hay espació para todos, nadie queda afuera. 

Los que están en el "catálogo" e incluso aquellos descatalogados por no saber en que "rubro" ubicarlos. Personajes al margen de cualquier etiqueta conviven con el resto de los mortales, cada vez con mayor naturalidad. 

Desde un Rick Genest (Zombie Boy) un modelo canadiense tatuado en su totalidad, hasta una Andreja Pejic, un chico yugoslavo, devenido en modelo femenina ( ver imagen que ilustra la nota). 

Sensacionalismo "freak" impulsado por los medios, o libertad genuina de expresión? 

Más allá de la respuesta que cada uno podrá vislumbrar y/o fundamentar, es cierto que en otros tiempos difícilmente hubieran encontrado espacio aquellos defensores de la individualidad y la identidad sin exclusiones.

Una especie de biodiversidad humana como característica de un ecosistema donde todo esta permitido, y cuyo derecho de "ser" debe continuar inteligentemente defendido de aquellos que militan las filas del conservadurismo y son adeptos a los convencionalismos a rajatablas.  

Si el futuro de ficción en cuanto a las libertades de expresión llego para quedarse o no, dependerá de cuán fuertemente arraiguen en la sociedad. Sin embargo para los nacidos en esta nueva era, todo esto es asimilado como natural y no como excepción. 

La educación de niños y jóvenes en el respeto a las distintas formas de exteriorizar la personalidad será sin duda el desafío de padres y educadores que, desde su rol, deberán estar en sintonía con la amplitud de criterios, la tolerancia y el tan trillado, pero no menos acertado, amor al prójimo.


Dafne Muschnik